Formulario de acceso






¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí
OBESIDAD Y CREDIBILIDAD MEDICA PDF Imprimir E-Mail

Son muchas las veces que un paciente al comenzar un tratamiento de obesidad lo hace con poca credibilidad, y no son pocos los que lo hacen con suspicacia en la inutilidad de los mismo.

Es como si se aventuraran, a pesar de sus deseos, pero en forma compulsiva en una rama de la medicina que finalmente no toman muy en serio y que esta plagada de curanderos y charlatanes.

.

Por otra parte, puede haber profesionales cuyas credenciales, experiencias y antecedentes sean excelentes, pero que tienen que aceptar esta actitud de desafío del paciente manteniendo la propia imagen y sin tener la sensación real de estar perdiendo el tiempo.

.
.

Sin embargo, todo esto tiene sus antecedentes en la propia profesión médica. En efecto, siendo esta la enfermedad metabólica más frecuente en EE.UU., los médicos han desatendido continuamente el problema y hasta lo han tratado a veces con desdén e indiferencia, de ahí que el tratamiento ha quedado infinidad de veces en manos no profesionales o de médicos indiferentes a su reputación profesional y que utilizan este problema para su provecho.  

 .

Algunos médicos evitan sistemáticamente tratar el obeso en profundidad, y mucho menos empleando las modernas técnicas con los actuales y nuevos medicamentos. Ensayan con el paciente una letanía de regímenes que estos no pueden realizar por mucho tiempo, que se abandonan, y son terapéuticamente insatisfactorios. Solo consiguen que el paciente se sienta angustiado por la dichosa "dieta" y no puedan sostenerla a través del tiempo. Se olvidan que estamos en la época de la REEDUCACION ALIMENTARIA, sin dietas ni regímenes.

.

La obesidad es un trastorno metabólico, y las conductas relacionadas con la alimentación y la regulación del peso corporal responden a sistemas fisiológicos tan complejos como cualquier otro sistema biológico. - Por eso cada uno tiene el peso que necesita y no forzosamente el que quiere -.

.

No hay razón para creer que el origen de la obesidad sea siempre responsabilidad del paciente. Ya en 1760, Fleming observó que "no todas las personas obesas son grandes comilonas ni todas las personas delgadas prescinden de la comida... Aunque el apetito voraz puede ser causa de la corpulencia, no es lo único, y muchas veces ni siquiera es la condición sino que no son de la misma.

.
Durante dos siglos los médicos sagaces se han percatado de que la ingesta exagerada y la obesidad no representan necesariamente lo mismo.
Son pocas las pruebas de que todos los pacientes engordan por comer demasiado.
Un análisis más razonable es que, si comen en exceso lo hacen debido a la enfermedad de la obesidad.

.

Así, debe orientarse al paciente hacia un programa amplio de equilibrio metabólico y reeducacion alimentaria que sea agradable y lo pueda sostener a lo largo del tiempo, ya que la ansiedad por bajar de peso y la carrera para "ganarle a la balanza" es como en la ruleta. A la larga siempre se pierde.

.

El programa de adelgazamiento debe ser comprensivo, no descuidando al paciente obeso ni desechándolo, ya que en su desesperación estos recurren a veces a esquemas extravagantes que ofrecen curas ultrarrápidas y mágicas que terminan siempre en fracasos, aumentando la suspicacia y no credibilidad del paciente, a la vez que frustran a muchos médicos competentes que desean enfrentarse con el problema pues se sienten capaces de realizar algo útil.

.

Asumiendo el riesgo profesional que plantea el tratamiento del obeso es la forma que el especialista puede estar junto a sus pacientes y permanecer mas cerca de entender el misterio de cómo pesamos lo que pesamos.
No dejemos este misterio en manos de cuadernos y oportunidades.


Dr Edgardo C Guberman

 
PEÑA 2585 6 PISO "B"- COD. POSTAL: 1425-BUENOS AIRES-ARGENTINA-TEL:(011) 4805-8301/FAX: (011) 4805-0907/E-MAIL: drguberman@drguberman.com.ar